Los mejores artistas eróticos que puedes seguir en Instagram

Las ilustraciones eróticas son un género que a veces está mal concebido.Definitivamente hay una fina línea entre el arte y la pornografía, pero incluso en plataformas muy utilizadas como instagram o facebook se pueden encontrar hoy en día artistas de gran talento que exponen sus fantásticas ilustraciones eróticas. A pesar de que a veces se pueden encontrar en instagram algunas cuentas que parecen venir de un sitio web porno en cualquier categoría de guarras, esta lista se trata de artistas que han estado mostrando sus habilidades y deben ser seguidos.

  • @fridacastelli

Tal y como ella ha declarado, sus ilustraciones hablan más que las palabras. Cada imagen evoca una nueva fantasía que se desata en nuestra mente poco a poco, y antes de que nos demos cuenta, estamos atrapados en un mundo de deseos tácitos.
Para ella, el amor es algo que duele, por lo que sus provocativas imágenes están impregnadas de melancolía y soledad. Su arte muestra cómo podemos superar estos sentimientos de desamor a través del placer.

  • @snitchonthis

Al principio, Ian se hizo famoso por sus atrevidos vídeos de skateboarding. Ahora se centra en fotografiar el estilo de vida BDSM. Fotografió a una vecina que se dedicaba a la escena BDSM y la sesión tuvo tanto éxito que se interesó por esta subcultura.

  • @francesco00diamanti

Sus series y dibujos eróticos están formados por trazos de colores. En su Instagram encontrarás sadismo con tacones y ligas. En estas imágenes no aparece ni un solo hombre. Las mujeres son las que dan y reciben el placer.

  • @raffaele.marinetti

Este artista e ilustrador profesional crea imágenes que ennoblecen el erotismo durante la vida cotidiana. Su perfil contiene las posiciones más sugerentes. Evocan un tipo de amor que susurra al oído la más sucia de las fantasías. Aunque no son abiertamente explícitas, estas imágenes captan fielmente esos momentos de excitación en los que se pierde todo el control.

  • @ivanalifan

Los cuadros de este artista contemporáneo se transforman cada vez que alguien los mira. Sus retratos no buscan mostrar los rasgos físicos de las personas, sino subrayar el lenguaje sexual oculto en el subtexto para que el espectador pueda descifrarlo.